Machismo en la industria musical

El aumento de popularidad de géneros como el reguetón entre el público más joven y el contenido de muchas de las letras de esas canciones ha puesto en el punto de mira el contenido de estas y un machismo en la industria musical que lleva oculto desde hace años.

Canciones machistas y como se difunden

El machismo o control del hombre sobre la mujer es una temática extendida en la música, y que en una sociedad como la española, donde el 33% de jóvenes de entre 15 y 29 años considera inevitable o aceptable en algunas circunstancias “controlar” a su pareja, según datos del informe Percepción de la violencia de género en la adolescencia y juventud, de 2015.

Actualmente el foco se centra especialmente en géneros como el reguetón, el rap y el trap, que los jóvenes escuchan en bucle y que incluyen letras como “Estoy enamorado de cuatro babies. Siempre me dan lo que quiero, chingan cuando yo les digo, ninguna me pone pero” de la canción Cuatro Babys de Maluma, pero este tipo de letras llevan acompañando a la música desde hace años y se encuentran en prácticamente todos los géneros, e incluso algunas mujeres caen en esta categoría de hacer música machista, como pudo verse en la polémica que causó Hey Mama, del dj David Guetta y cantada por Nicki Minaj cuya letra incluía perlas como “Si, yo hago la comida; si, yo limpio” o “Sí, tú eres el jefe y sí, y yo lo respeto”.

Machismo en la industria musical

A causa del activismo reciente ante el machismo en la industria musical, la gente se pregunta por qué enfocarse solo en la música teniendo muchos grandes ejemplos de este en el cine y los libros. Hay que reconocer que el machismo es un tema recurrente en los medios mencionados entre otros, pero estos no tienen la facilidad de propagarse que puede llegar a conseguir la música. La música nos acompaña en todos los ámbitos de nuestra vida, desde una velada romántica hasta paseando al perro; programas como Spotify nos facilitan hacer listas de reproducción para cualquier estado de ánimo etc. Y la facilidad de hoy en día para escuchar música ayuda en gran medida a la difusión de mensajes. Escuchamos música en todas partes, escuchamos las canciones en modo bucle y las compartimos sin ningún esfuerzo, y que a diferencia de un libro o una película, que son un arte que requieren cierto tiempo consumirlos, podemos escuchar una canción en 3 minutos, y esto hace que esos mensajes calen con más facilidad.

Combatir el machismo en la industria musical

Pese a todo este problema con el machismo en la industria musical y su rápida expansión, también podemos usar esto en nuestro favor, como ya hicieron en su momento Meghan Trainor y Jennifer Lopez con la canción Ain’t you mama en la que denunciaban los estereotipos de género que encontramos en nuestra sociedad con frases como “No voy a cocinarte todo el día, no soy tu madre, no lavaré tu ropa, no soy tu madre…¿Cuándo te harás cargo de tus cosas?”, y que se puede usar como referencia por futuros artistas para denunciar comportamientos abusivos y promover comportamientos saludables.

Para terminar, con la gran difusión que tienen las canciones con letras machistas, hay que alzarse y concienciar a la gente, y sobre todo a la gente joven, que por muy bien que algo pueda sonar, hay que fijarse en el mensaje que esto transmite e intentar combatirlo, mientras que a su vez hay que ayudar a difundir canciones como la previamente mencionada Ain’t your mama y denunciar las letras y el comportamiento machista de hoy en día.

Deja un comentario