En este vídeo se muestra como la damisela en apuros se convirtió en uno de los roles de género más utilizados en la historia del videojuego, relegando a la mujer a un papel secundario.

La damisela en apuros es el detonante para que se produzca la acción. La chica es secuestrada por los malos, y el héroe tiene como misión salvarla. En principio, ni siquiera tiene porque ser la trama principal, puede introducirse como una subtrama dentro de esta.

La figura de la mujer queda como débil e ingenua por el simple hecho de estar en apuros, y al mismo tiempo, encontramos la necesidad imperiosa del héroe por salvarla. Por lo tanto, la mujer nunca toma riesgos, no se vale por si misma y no necesita audacia ni ingenio, para eso ya está el héroe salvador.

Para terminar, todo suele acabar en un beso, donde la mujer nunca dice que no al héroe, ya que es un premio que le corresponde.